Luis Gómez: “La verdadera escritura empieza con la reescritura”

El escritor Luis Gómez no deja de sorprendernos. En Tinta Púrpura siempre hemos querido hacerle una entrevista, y qué mejor ocasión que esta: habiendo ganado el concurso de relatos Terror en Voz Alta, llevado a cabo por De Viva Voz. ¿Queréis saber con qué nos ha sorprendido esta vez? Estad atentos, ya que sus palabras no os dejarán indiferentes. Además, ¡nos ha dejado un consejo para vosotros, escritores!

Luis Gómez recibiendo el primer premio de Terror en Voz Alta, de la mano de Carlos Tolmo y Raúl García

Sabemos que tu profesión no tiene nada que ver con la escritura y nos surge una duda: ¿cuándo, cómo y por qué empezaste a escribir?

Esto es una historia complicada. Empecé a escribir poesía con 14 años, pero lo dejé a los 20, después de ganar un premio literario en la universidad. En esa época la narrativa no me llamaba la atención. Además, estudiaba historia y me enfoqué hacia ella. Retomé la escritura hace 4 años con la narrativa, que me atraía mucho más.

El primer relato que escribí estaba bastante mal, porque técnicamente no me manejaba nada, y no se sostenía. El segundo relato fue el de Madre de Monstruos. Entonces, trabajaba con Elvira Navarro, una narradora formidable con la que perdí el miedo a reescribir y descubrí que esto era algo muy bueno. Después, hice Visiones, enmarcado en el transhumanismo.

¿Cuánto tiempo le dedicas a escribir?

Le dedico entre cinco y diez horas semanales dependiendo de la semana, en ratos libres que tengo por la tarde o por la noche. A pesar de que resulta complicado sacar ese tiempo, es preferible sentarte a escribir todos los días, aunque sea dos líneas. A veces un día solo cambias una coma de sitio, pero eso es mejor que no escribir nada, ya que pierdes el hilo y la escritura es una profesión que requiere trabajo y constancia.

¿Qué te aporta escribir para sacar ese tiempo todas las semanas?

Tengo una frase puesta en mis perfiles de Twitter y Facebook: el silencio de la literatura compensa el ruido del mundo.

Escribir me gusta, me divierte (aunque a veces se sufre) y me proporciona un cierto estado de felicidad, pero el silencio viene de fábrica. No hay otra manera de escribir que no sea el silencio: incluso si escribes en una cafetería, tienes que estar en silencio contigo mismo. A mí escribir me aporta silencio en contraste del ruido constante que me rodea. Me ayuda a conectar mucho conmigo. Siempre recomiendo el libro Historia del silencio, que demuestra que la literatura y el silencio van por la misma vía.

¿Qué te inspira para escribir?

La visión del arranque de una historia, de lo que no es habitual. Yo creo que puedes montar un relato o una novela a partir de una visión, una anécdota en la calle, de algo que se sale de lo habitual. A partir de ahí, dependiendo de lo que esa visión te pide, te sale un relato o una novela.

¿Cómo defines tu estilo de escritura?

No sabría decirte, porque no soy capaz de definir mi estilo. Llevo muy poco tiempo escribiendo. Lo que no me gusta a la hora de escribir es el texto sin diálogos, muy barroco y con muchísimas subordinadas. Me gusta un texto limpio, claro, muy puntuado, muy transparente para el lector y con un diálogo vivo. Sin embargo, hay autores que son todo lo contrario y yo los leo con un gusto enorme.

¿Cuál es la obra de la que te sientes más orgulloso?

El relato que sale en la antología de Rapsodia: “Desafíos de amor”. Covadonga me llamó para escribir un relato en tiempo récord, lo cual me pareció un reto increíble.

¿Consideras que el escritor nace o se hace?

El escritor se hace. Hay que estudiar, trabajar, aprender técnicas. Yo siempre comento que un virtuoso del piano se hace; aunque tenga una facilidad natural, tiene que estudiar muchos años. La escritura es igual. Ahora la gente aprende a escribir muy pronto y se olvida del proceso que ha tenido que pasar.

¿Entonces crees que la escritura está infravalorada?

En la parte del trabajo, sí. Mucha gente dice: “voy a escribir algo”. No obstante, hay una diferencia entre la escritura como oficio y la escritura como afición. La escritura es algo tan natural en una sociedad alfabetizada que se le ha perdido el respeto al aprendizaje de la escritura como profesión. Cualquiera no puede escribir si no lo trabaja duramente.

¿Tienes alguna anécdota destacable relacionada con tu dedicación a la escritura?

Te voy a contar una muy reciente que me produjo cierta impresión. Estaba haciendo un taller de relato y un día tuvimos que leer un relato breve que habíamos elaborado. Cuando lo leí, se hizo un silencio muy espeso, denso y físico en el grupo. Fue en ese momento en el que sentí que lo que había dicho tenía una repercusión emocional en la gente.

Me asustó un poco porque soy una persona, aunque no lo parezca, poco expansiva y muy fría emocionalmente. En ese momento no me produjo una emoción en cuanto a euforia, sino que simplemente fueron unos segundos donde tuve la sensación de que había pasado algo que estaba repercutiendo sobre mí: me estaba afectando y no sabía interpretarlo.

Y, hablando de anécdotas, ¿por qué decidiste apuntarte al concurso de Terror en Voz Alta?

Quería que Carlos Tolmo leyera mi relato en voz alta. Él leyó el relato ganador de Terror en Voz Alta el año pasado, pero el sitio era un poco espantoso: situado en un bajo de un bar de copas muy pequeño, con mucha gente, caluroso y oscuro. Yo fui incapaz de escuchar nada. Escuché el relato, pero realmente no lo estaba escuchando a él. Dos meses después, con la presentación de Rapsodia le oí narrar y quise que leyera algo mío. Además, la convocatoria me atraía muchísimo por la idea de hacer un relato que no iba a ser leído, sino escuchado.

¿Cómo fue el proceso de escribir ese relato?

Primero escribí una historia que no estaba adaptada al formato de Terror en Voz Alta y me la conté a mí mismo. Cuando la tuve, me puse a hablarme en voz alta para asegurar su sonoridad. Ahí trabajé mucho la parte técnica de las puntuaciones, los ritmos y la musicalidad del texto. Esto es muy importante a la hora de hablar, porque un texto hablado tiene unas respiraciones que no existen cuando es leído.

¿Te sorprendiste cuando dijeron tu nombre como ganador del concurso?

Sí. Estaba seguro de que el relato podía quedar finalista, sabía que tenía una buena historia entre las manos, pero tenía muchas dudas con respecto a que el jurado la valorase hasta el punto de ganar. Ya no es que tú lo hagas bien, es que el otro lo haga mejor. Sentí mucha euforia y alegría.

¿Con qué próximo proyecto vas a sorprendernos?

Aparte de relatos que vayan surgiendo, en función de convocatorias o propuestas, quiero adentrarme en una novela de ficción especulativa. El tema de la novela es: todo aquello que tenemos se puede perder, en materia de derechos sociales o todo lo que creemos que es normal. Tiene un enfoque distópico.

Para terminar, ¿qué consejo le darías a alguien que está empezando a escribir?

Tengo dos consejos: hay que perder el miedo a rescribir, la verdadera escritura empieza con la reescritura; la reescritura es cortar, borrar, tachar, prescindir de toda la morralla que envuelve el relato. Yo tengo una frase, que probablemente haya dicho mucha más gente y que ya he mencionado anteriormente: yo lo primero que hago es contarme la historia a mí mismo. Luego me pongo en clave de contar la historia a otro, porque yo lo entiendo todo, pero a lo mejor el lector ajeno no entiende nada. La escritura es compartida, se necesitan lectores que corrijan. Es fundamental no tener miedo a la crítica. Es ahí cuando aprendes, y no del halago y la vanidad.

Fallo del concurso Terror en Voz Alta y II Velada Purpúrea

¡Merienda de locos!

Ayer, 5 de septiembre a las 17:30 horas, tuvo lugar en la Biblioteca Eugenio Trías nuestra II Velada Purpúrea. Los lectores, familiares y amigos de nuestros megaescritores estuvimos allí celebrando un evento que nos emocionaba y nos sorprendía a medida que avanzaban los segundos. El taller de escritura, el fallo del concurso Terror en Voz Alta y la presentación de Tormenta e Ímpetu no dejaron indiferente a nadie. Además, ¡después tuvimos una merienda de locos! ¿A quién no le apetece comer dulces mientras habla con su escritor favorito? ¡Es todo un planazo!

No obstante, el evento no fue lo único que celebrar ayer. Nuestra ilusión se multiplicó cuando el equipo de De Viva Voz, Carlos Tolmo y Raúl García, anunció el ganador de su concurso Terror en Voz Alta. Para quienes no lo sepáis aún, dicho concurso consiste en escribir relatos de terror de entre 1000 y 1500 palabras con el objetivo de ser dramatizados. Los finalistas tuvieron la oportunidad de formar parte del programa de la nueva temporada De Viva Voz, lo cual es, sin duda, una oportunidad magnífica para todo escritor. Asimismo, podrían publicar sus textos en el compendio físico de la próxima gira con su versión audiorrelato, entre otros muchos premios.

Las personas finalistas de esta edición fueron Bárbara Rufino dos Santos Silveira (Las casas no tienen ojos), José David Martín Bartolomé (Quedará entre nosotros) y Luis Gómez García (En los montes de Rionsele). El primer puesto estaba muy reñido, porque los tres relatos ponen los pelos de punta a todo el que los lee. Sin embargo, el jurado del concurso, compuesto por el equipo de De Viva Voz, Óscar Navas (ganador del I Certamen Terror en Voz Alta), Aurora G. Pastor (escritora y traductora literaria) y Alex Sebastián (codirector de la revista Windumanoth), se decantó por uno.

Así, el ganador de Terror en Voz Alta fue… ¡Luis Gómez García! Uno de nuestros escritores de Tormenta e Ímpetu tuvo el honor de recoger el primer premio y recibir el aplauso de todos los asistentes. ¡Qué ilusión nos hizo! Aunque estaba muy nervioso, supo cómo agradecer a todo el mundo sus felicitaciones y reconoció el enorme trabajo que habían llevado a cabo sus compañeros finalistas. Está claro que los tres se merecían esa posición, ¡vaya relatos escribieron! No nos podemos sentir más orgullosos de que haya habido tanta calidad literaria en el concurso. ¡Enhorabuena, literatos!

Hijos de la Fundación. Convocatoria de relato

Primera Ley
“Un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño.”
Segunda Ley
“Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la primera ley.”
Tercera Ley
Un robot debe proteger su propia existencia siempre y cuando esta protección no entre en conflicto con la primera o la segunda ley.”

Leyes de la Robótica; Isaac Asimov
Isaac Asimov (1920-1992)

Simples y bellas…
Isaac Asimov vivió creyendo que su mayor legado serían las tres leyes de la robótica. El norteamericano las concibió por diversión junto al escritor John W. Campbell, editor de la revista Astounding Science Fiction, en donde fueron publicadas, por vez primera, en el relato Círculo vicioso (1942). Sin embargo, Asimov se equivocó… La mayor contribución de Asimov al conjunto de la humanidad fue su espíritu, su legendaria curiosidad y su constante voluntad divulgativa, lo que le llevó a publicar —desde 1950— una media de más de un libro al mes (durante un promedio de 42 años).
Isaac Asimov, quien comparte panteón con autores como Arthur C. Clarke, Robert A. Heinlein o Ray Bradbury, es el autor de obras como Viaje alucinante, Yo, robot o El sol desnudo, y contribuyó a la expansión y consolidación de la ciencia ficción contemporánea. Por ello, y en conmemoración de la llegada del centenario de su nacimiento, desde Tinta Púrpura Ediciones y Apache Libros queremos rendir un claro homenaje a esta figura clave del género fantástico.
La editorial, bajo la dirección de Covadonga González-Pola, y con el autor José R. Montejano como coordinador del proyecto, convoca un concurso con las siguientes bases:

Relatos y autoría: Podrá participar cualquier autor/a mayor de edad cuyo relato esté escrito en español. Solo se admitirá un trabajo por autor/a. No se admitirán relatos que hayan sido publicados con anterioridad o que tengan los derechos comprometidos con terceros.

Características: Buscamos relatos que rindan un claro homenaje a la ciencia ficción de Asimov, y más concretamente, a toda la metasaga de la Fundación. Esta historia continua, que se extiende a lo largo de 40.000 años, desde sus historias de robots hasta el triunfo de la Fundación, abarca una amplia suma de obras. Esta saga narra la expansión del ser humano por la Vía Láctea, unido a la aparición de robots positrónicos, el surgimiento de un Imperio Galáctico y su decrepitud, junto con la aparición de la psicohistoria y la llamada Fundación. Por ello, el requisito mínimo es que el relato se centre en el universo de la Fundación (Ciclo de Trántor), respetando las obras de Asimov y sin alterar lo que él hizo, pero reflejando vuestro estilo, ingenio e imaginación. Disfrutad con este cosmos, sumergiros en él, jugar con personajes, escenarios y momentos históricos que influyeron en el devenir de la galaxia. Plasmad la pasión que se siente al ahondar en la ciencia ficción de Isaac Asimov. Los relatos de esta antología seguirán un orden cronológico. Por ahora, los tiempos no seleccionados son:

Saga de los Robots

  • Bóvedas de Acero (1954)
  • El Sol Desnudo (1957)
  • Los Robots del Amanecer (1983)
  • Robots e Imperio (1985)

Tríptico del Imperio Galáctico

  • En la Arena Estelar (1951)
  • Las Corrientes del Espacio (1952)
  • Un Guijarro en el Cielo (1950)
  • Callejón sin salida (Relato) (1945)

Saga de la Fundación

  • Preludio a la Fundación (1988)
  • Hacia la Fundación (1993)
  • Los límites de la Fundación (1982)
  • Fundación y Tierra (1986)

El resto de obras de la saga ya han sido escogidas por los autores invitados para la elaboración de sus relatos. Las historias pueden desarrollarse de forma paralela a las obras mencionadas, que irrumpan en ellas como tramas secundarias, entre dos obras… Como cada escritor desee, explotando su imaginación, teniendo en cuenta el periodo temporal escogido entre las obras mencionadas.
La extensión de los relatos debe estar entre las 4000 y las 8000 palabras, siendo el límite máximo no estricto. Las fuentes empleadas deberán ser Calibri, Times New Roman o Arial, tamaño 12 e interlineado 1,5.
Todas las obras que se presenten deberán aparecer firmadas con pseudónimo. Además del relato, se adjuntará otro archivo Word nombrado «Plica (título del relato)». En el interior se incluirán nombre, apellidos y correo electrónico del autor de dicha obra.

Envío: El plazo de recepción de manuscritos quedará abierto del 1 de agosto al 30 de septiembre de 2019. Los trabajos deberán ser enviados en formato Word al email asimovtintapurpura@gmail.com. En el asunto del mensaje debe citarse el título de la convocatoria: “Antología Asimov″.
El plazo de recepción de originales concluirá el 30 de septiembre de 2019 a las 23:59 (hora de España peninsular).

Fallo y selección: A partir del cierre del plazo el jurado se reunirá para escoger dos relatos, que formarán parte de la antología junto con los relatos de los escritores invitados.

Muy agradecidos a los miembros del jurado, amantes tod@s de la narrativa asimovniana, y que son:

La recepción de los trabajos no garantiza su publicación, prerrogativa que queda en manos del jurado y el equipo de coordinación, quienes a su vez se reservan el derecho de dejar alguna plaza desierta.
Queda en manos del equipo de coordinación la posibilidad de ampliar las fechas de esta convocatoria si lo creyera oportuno, así como el derecho a interpretar y/o decidir sobre cualquier cuestión no recogida en estas bases.
Tras deliberarse el fallo del jurado, el equipo de coordinación se pondrá en contacto con los autores seleccionados. No se establecerá contacto con el resto de participantes salvo para confirmar la recepción del manuscrito.

El fallo del jurado se hará público en diciembre de 2019.

Publicación: Los relatos seleccionados serán publicados en un libro coeditado por Tinta Púrpura Ediciones y Apache Libros durante el transcurso del año 2020, en conmemoración del centenario del nacimiento de Isaac Asimov.

Tinta Púrpura Ediciones contactará directamente con tod@s l@s seleccionad@s para la firma de un contrato donde se especifiquen claramente las condiciones de cesión de derechos y edición de la obra.
Esta iniciativa se convoca respetando la Ley de Protección de Datos, de manera que ningún dato personal recibido será cedido a terceros o utilizado con fines comerciales.
Para resolver cualquier duda no recogida en este documento, las participantes pueden dirigirse por correo electrónico a asimovtintapurpura@gmail.com indicando en el asunto “Dudas antología Asimov”.
Todos los relatos que incumplan estas bases serán inmediatamente descartados. Leed con calma las bases cuantas veces sea necesario antes de enviar vuestro texto. Es una lástima que relatos que podrían ganar por su gran calidad y sentido de la Maravilla queden descartados por cuestiones como no tener la fuente que se os pide, que no estén en el formato requerido, no tengan la extensión solicitada, etcétera.

¡Mucha suerte a todos los participantes! Y lo más importante, ¡disfrutad con la escritura del relato!

Consejos para escribir un relato dramatizado

¡Hola a todos/as!, encantado de saludaros. Antes de empezar, agradecer a Tinta Púrpura y a Covadonga Gonzáles Pola-Jaquete este espacio que me brinda para hablaros hoy.

Soy Carlos Tolmo, actor especializado en voz, y el año pasado inicié junto a mi compañero Raúl García “De Viva Voz”, una compañía teatral centrada en promover la tradición oral. Hemos empezado nuestra andadura poniendo voz en directo al maestro Edgar Allan Poe, dramatizando dos de sus relatos. La acogida ha sido excepcional y hemos llevado nuestras lecturas de gira por todo el país.

Ahora mismo estamos preparando nuestra segunda temporada y, como parte de ella, hemos lanzado junto con Tinta Púrpura el concurso Terror en Voz Alta. Entre los premios está que el relato sea dramatizado en nuestra próxima gira y, como no es un premio y requisito habitual para un relato, nos ha parecido interesante que os de unos consejos de qué criterios seguimos para seleccionar los relatos que leemos. Un relato puede ser artísticamente excepcional, pero eso no lo convierte automáticamente en idóneo para ser dramatizado.

Partamos de la base de que en una lectura dramatizada se lee el relato de principio a fin, sin paradas -al margen de las de la puntuación y/o dramáticas- y no se puede volver atrás. Hasta aquí ¡nada nuevo bajo el Sol!; pero las implicaciones son profundas.

En nuestras lecturas, una de las claves es conseguir captar la atención del público durante toda su duración. Para conseguir esto, una parte depende de nosotros, los actores y nuestra técnica; otra no menos importante, del autor/a del relato.

El ingrediente más importante para captar la atención es la imaginación del espectador. Así pues, un relato con partes que formen imágenes poderosas, icónicas, atraerá la atención; en aquellos pasajes que entren en abstracciones, procesos mentales o descripciones extensas cuesta más que se produzca esa chispa. Por supuesto, la creación de un ambiente adecuado es necesaria,

pero el tiempo para que se formen las imágenes en la mente del espectador es menor, además, lo abstracto incita a la reflexión y no hay tiempo en la lectura en directo para ello.

El ritmo del relato es otra de las claves para que el espectador disfrute: las ideas han de estar muy claras en la mente del autor y las palabras han de transmitirlas con precisión y concreción. Los pasajes que no aporten, que no hagan avanzar la historia, harán perder interés al espectador. Los giros argumentales, la tensión bien transmitida, lo atraparán haciéndole estar pendiente de cada palabra que se lea. Por supuesto, el control de la intensidad dramática es necesario, pero no hay tanto espacio para que la historia deje de avanzar si no se quiere perder al público. ¡Aunque ojo! tampoco se trata de convertir el relato en pirotécnico: todo en su justa medida.

Un detalle también -algo menor; pero notable- es la puntuación. En una lectura personal, en silencio, que la puntuación sea excesiva o incorrecta será un engorro, pero poco más. En directo el problema se amplifica y, aunque puede que el espectador no sepa por qué, le sacarán del relato los “parones”.

Si tuvieramos que “etiquetar” este tipo de relato, lo situaría entre un relato clásico y el guión cinematográfico. Si bien no es necesaria la economicidad de palabras del guión y la imaginación del autor puede volar con total libertad, el transmitir lo máximo con poco es muy importante, así como que la historia avance y no quede “dormida”. De nuevo, concreción sobre abstracción y ritmo.

Por último, y no menos importante, hay que pensar en las limitaciones técnicas. ¿Quién va a dramatizar el relato? ¿Cuántos actores/actrices hay en la compañía?. No se trata de limitar el número de personajes del relato, pero si por su relevancia o tipo de voz apropiada para la lectura se necesitan más actores/actrices, es más complicado representarlo en directo y más aún llevarlo de gira.

Para finalizar y cambiando un poco el dicho: vale más un relato que mil palabras. Un ejemplo de relato ideal para su dramatización es “Las que Pintaron la Oscuridad” de Óscar Navas, que fue ganador del primer concurso de relatos “Terror en Voz Alta” y que ha sido un disfrute para nosotros llevar de gira y, juzgando por sus reacciones, también para el público de escuchar.

¡Suerte y esperamos leeros en el concurso!.

Concurso de relatos homenaje a Michael Ende y «La Historia Interminable»

Con motivo del vigésimo quinto aniversario del fallecimiento del gran escritor Michael Ende, en Tinta Púrpura estamos preparando un merecido homenaje tanto a él, como a una de sus obras más significativas: La Historia Interminable.

Quienes habéis leído esta novela sabéis que en numerosas ocasiones el autor nos dejó con la intriga acerca de qué sucedió con determinados personajes o qué otros acontecimientos se dieron en Fantasia. Con un «pero esa es otra historia, y debe ser contada en otra ocasión», Ende corría un velo dejando que fuesen los lectores quienes imaginasen qué sucedía a continuación.

En Tinta Púrpura creemos que ya es hora de que esas historias sean contadas, y partiendo de esta premisa, la editorial, bajo la coordinación de las autoras Cristina del Toro y Gloria T. Dauden, convoca un concurso con las siguientes bases:

Relatos y autoría: Podrá participar cualquier autor o autora mayor de edad cuyo relato esté escrito en español. Solo se admitirá un trabajo por persona. No se admitirán relatos que hayan sido publicados con anterioridad o que tengan los derechos comprometidos con terceros.

Características: Queremos saber qué sucedió con los siguientes personajes:

1-Las aventuras de Cáiron en centauro.

2- Historia de la mula Yicha, del corcel blanco con alas y de Pataplán, el mulo alado hijo de ambos.

Los relatos deben tener relación con lo que se cuenta en La Historia Interminable, por lo que recomendamos a los participantes que repasen estas escenas antes de enviar sus propuestas, para que los textos sean coherentes con la historia original y el universo de Fantasia.

La extensión de los relatos debe estar entre las 5000 y las 6000 palabras. Las fuentes empleadas deberán ser Calibri, Times New Roman o Arial, tamaño 12 e interlineado 1,5.

Todas las obras que se presenten deberán aparecer firmadas con pseudónimo. Además del relato, se adjuntará otro archivo Word nombrado «Plica (título del relato)». En el interior se incluirán pseudónimo utilizado, nombre, apellidos y correo electrónico del autor o autora.

Envío: El plazo de recepción de manuscritos quedará abierto el  1 de septiembre de 2019. Los trabajos deberán ser enviados en formato Word al email fantasiatintapurpura@gmail.com

El asunto del mensaje debe ser “Homenaje Michael Ende”.

El plazo de recepción de originales concluirá el 15 de septiembre de 2019 a las 23:59 (hora de España peninsular).

Fallo y selección: A partir del cierre del plazo el jurado se reunirá para escoger los dos relatos ganadores, cada uno correspondiente a uno de los fragmentos mencionados. Estos formarán parte de una antología junto con los relatos de las personas invitadas a participar en la misma.

La recepción de los trabajos no garantiza su publicación, prerrogativa que queda en manos del jurado y el equipo de coordinación, quienes a su vez, se reservan el derecho de dejar alguna plaza desierta.

Queda en manos del equipo de coordinación la posibilidad de ampliar las fechas de esta convocatoria si lo creyera oportuno, así como el derecho a interpretar y/o decidir sobre cualquier cuestión no recogida en estas bases.

Tras deliberarse el fallo del jurado, el equipo de coordinación se pondrá en contacto con las personas seleccionadas. No se establecerá contacto con el resto de participantes salvo para confirmar la recepción del manuscrito. La confirmación indicará que el relato cumple con las bases. La no recepción de confirmación indicará el incumplimiento de las mismas.

El fallo del jurado se hará público el 15 de octubre de 2019. En el mismo también se hará pública la composición del jurado.

Publicación: Los relatos seleccionados serán publicados en un libro editado por Tinta Púrpura Ediciones durante el transcurso del año 2020.

Tinta Púrpura Ediciones contactará directamente con las personas seleccionadas para la firma de un contrato donde se especifiquen claramente las condiciones de cesión de derechos y edición de la obra.

Esta iniciativa se convoca respetando la Ley de Protección de Datos, de manera que ningún dato personal recibido será cedido a terceros o utilizado con fines comerciales.

Para resolver cualquier duda no recogida en este documento, las participantes pueden dirigirse por correo electrónico a fantasiatintapurpura@gmail.com indicando en el asunto “Dudas concurso homenaje a Ende”.

Todos los relatos que incumplan estas bases serán inmediatamente descartados. Leed con calma las bases todas las veces que sean necesarias antes de enviar vuestro texto. Es una pena que relatos que podrían ganar por su gran calidad queden descartados por cuestiones como no tener la fuente que se pide, que no estén en el formato requerido, no tengan la extensión solicitada, etcétera.

¡Mucha suerte a todas y todos los participantes!

 

Imagen: Enchanted leaves (enchantedleaves.com)